Los Caminos de la Vida

  • -

Los Caminos de la Vida

Category : Blog

 

 

New York, lunes 9 am, Ari Emanuel Co-Ceo de IMG ingresa a las oficinas centrales como todas las mañanas. Lo acompañaba un café en su mano derecha, el calor intenso de septiembre no podía con su adicción. Después del saludo rutinario al personal administrativo entra a la sala de reuniones. Cincuenta lujosos metros cuadrados lo estaban esperando, en esa oficina había firmado a las estrellas de deporte, aquellas que hacían LA diferencia. Saca unos papeles del attache y se sumerge en su lectura, una reunión de último momento lo había encontrado con la guardia baja. Un par de minutos más tarde ingresa en la oficina Patrick Whitesell Co-CEO junto con Nick Bolletieri, una leyenda viva del deporte blanco. Nick, de sonrisa fácil, la había perdido dando lugar a la tristeza en su rostro, las facciones de su cara estaba filosas, sus ojos hicieron contacto con los de Ari por un par de segundos, para después posarse en los de Patrick. Ari aprovecha ese recreo para releer la portada de informe, Axel Geller.

 

“Me gustaría ser el single 1 de Stanford” le dijo un Axel de 14 años a su papá.

“Buenísimo, vas a tener que estudiar y entrenar mucho”, contestó Guido.

El tenis de Axel giraba en función del colegio, uno de los más exigentes de Buenos Aires. Entrenando y compitiendo menos que el resto de los chicos, se las arreglaba para estar a la altura de la elite de su camada. Los torneos internacionales los jugaba en periodo de vacaciones, como aquel Orange Bowl sub-14 que ganó en el 2013 arrancando de la clasificación. Habiendo terminado sus estudios en 2016 dedicó el 2017 a jugar los torneos Juniors de relevancia y los Gran Slams. Paul Goldstein, Head Coach de Stanford lo esperaba a mediados de septiembre para competir para la universidad. El proceso de reclutamiento fue intenso, Goldstein tuvo que luchar contra Harvard, Princeton y Yale por el tenis de Axel. Los resultados de Geller fueron contundentes, final en Wimbledon y  del USOpen.

“Axel, que gran torneo hiciste, como sigue tu carrera?” pregunta un enviado de un medio argentino.

“Me tomo un par de días de vacaciones y me voy a Stanford a estudiar Economía, tengo un compromiso con la universidad”

El periodista queda congelado por un par de segundos, acusa el impacto, no esperaba esa respuesta e intenta recomponerse re preguntando.

” Acabas de jugar la final del torneo más importante Junior, porque no tratas de jugar en el circuito profesional?

“La universidad es un buen ámbito para mi hoy, el coach fue top 50, me va a ayudar mucho con mi tenis” cerró Axel sin dar posibilidad a la repregunta.

 

¿Nick, que sucede con este chico Geller que estas recomendando, casi no teníamos registro de él y ahora parece que es la única prioridad en la compañía?” pregunta Ari.

El cuerpo de Nick cobra vida, toma un pen drive de su bolsillo derecho y lo conecta a una laptop, una pantalla de 48 pulgadas se enciende para mostrar un compacto de 5 minutos de Axel, primero en el polvo de ladrillo de Paris, después en el césped de Wimbledon para terminar en el asfalto azul del USOpen abrazando a su vencedor después de la final.

Nick carraspea, sabe que su palabra pesa, se toma unos segundos para generar interés en sus interlocutores y suelta.

“Estimados, lo que acabamos de ver no es ni el 10% de lo que puede hacer Geller, los he visto a todos, conviví con Agassi, Courier, Ríos, Sharapova, Venus, Hass. Axel tiene lo mismo que tenían ellos, y tiene algo más que todavía no pude descubrir qué es. Fírmenlo, es un diamante”.

“Gracias por tu consejo Nick, nos encargaremos del tema” cierra Ari ofreciéndole su mano derecha.

El hombre de las ocho décadas salió lentamente de la oficina, su tarea había finalizado, el informe seguía sobre la mesa mientras Axel sostenía su trofeo y formaba parte de la reunión. Los ojos de Ari se cruzaron por unos instantes con los de Patrick que inclinó imperceptiblemente su cabeza.  Nick rara vez se equivocaba, pensó Ari, tomó su celular y marcó los números que figuraban en la portada del informe…

 

Hernan Chousa

 

 

 


E-book Gratuito

Suscribite aquí y accedé a nuestro E-Book





Contacto

Carrito de compras

Libros